Plan de viaje

Hay un momento del año, a veces con suerte dos, en los que los genes mediterráneos  hacen que el alma se ponga inquieta y necesite salir a recorrer nuevos caminos. Tanto por placer como para poder seguir teniendo sobre que escribir.

Me imagino quizás, algún antepasado, hace siglos a punto de embarcar en El Pireo con rumbo a Porto di Maratea a continuar la historia italiana del apellido; y no puedo dejar de preguntarme ¿Que llevaban en el equipaje? Y no me refiero a lo obvio. ¿Los acompañaría algún accesorio, herramienta, algo que sin ser de primera necesidad para la época, sea lo suficientemente relevante como para no querer dejarlo atrás?

Atenas desde El Pireo

Por supuesto que inmediatamente surge una comparación con los tiempos que corren, y un poco no tan atrás también. La evolución de los viajes, tanto en la necesidad de hacerlos como en lo que nos acompaña cuando los realizamos; cambió dramáticamente en los últimos 20 años.

Un viajero en 1912, tanto en necesidad como en herramientas de viaje probablemente (Y este es solo un ejercicio imaginario sin rigor de investigación histórica) no fuera muy distinto de mis antepasados que saltaron de Grecia a Italia. Pero un viajero modelo 2012, definitivamente está años luz de distancia, tantos como si una civilización más avanzada nos contactara desde un O.V.N.I. justo antes de salir en avión ¿Ah no? Traten de imaginar que llevamos ahora en la Mochila y que hubieran llevado en 1912.

accesorios antiguos de viajes

A esta altura, aunque todavía con demasiados temas básicos sin resolver; la humanidad viaja mucho más por placer que incluso hace solo unos cincuenta años atrás. Esta parte de nuestros congéneres sigue siendo minoría comparada con el resto que no, pero es infinitamente superior que por ejemplo, nuevamente 2012. Lo suficiente para ser considerada la primera industria en muchos países y estar consideradas entre las diez primeras en muchísimos más.

La evolución es exponencial, tanto como en lo que hoy no dejaríamos atrás antes de viajar. Teléfonos inteligentes con GPS y guias de viaje pre cargadas, que en muchos casos ya reemplazan la cámara de fotos y la filmadora, notebooks ultra livianas, Protectores de Teléfonos inteligentes con Batería extendida para no quedarnos sin registrar nada hasta el final del día o Antiparras de video son algunas de las cosas que acompaña al viajero Siglo XXI.

La historia de los viajes, su evolución hacia el turismo, y como este está transformándose con los avances de las telecomunicaciones siempre me apasionó tanto como las otras actividades que le dan soporte. La tecnología y la telecomunicaciones en general. Mientras divago con estas líneas, no puedo dejar de preguntarme ¿Cómo será viajar en tan solo 8 años más? ¿Y en 20? ¿Y en el 2112? Impensable. Mientras tanto sigo armando mi plan de viaje, alistando mis gadgets y preparándome para una próxima partida.